IMG_6295El día 22 de abril, fuimos Joshua Pillaca, Juan Alberto Martínez, María Fuentes y Óscar Valdivieso de 1°B a Dianova España para entrevistar a  Antonio Molina Fernández, o también conocido como “Jimmy” el psicólogo de esta ONG.

P. ¿Cúal es tu labor en la ONG?

R. Muy bien, muchas gracias por hacermela a mi. ¿Mi labor en la ONG? Yo me ocupo de los temas de organización terapéutica lo que significa *tose* soy el responsable de supervisar que los programas de Dianova cumplan con su función, sobre todo los programas que intervienen en adicciones tanto en el diseño, como en la implementación y en la evaluación de los programas. En Dianova tenemos el compromiso de utilizar programas lo más actualizados y adaptados posibles a los grupos destinatarios. Eso nos obliga a cada cierto tiempo, diseñar programas nuevos, revisar los programas ya existentes y tomar decisiones para esos programas. Ver si son adecuados para los grupos que hay ahora y tomar decisiones sobre si debemos potenciar alguna parte, eliminar alguna parte o eliminar algún programa incluso (si es necesario) y poner en marcha un nuevo dispositivo, un nuevo centro, un nuevo tratamiento, una nueva intervención, diseñar un nuevo programa el tipo que sea, tanto en prevención como en tratamiento y reducción del daño, me refiero a prevención para jóvenes y familias de jóvenes, tratmiento para cualquier tipo de perfil de adicción no únicamente de consumición de drogas como programas de reducción del daño para personas que ya tienen unas consecuencias severas desde el punto de vista biológico, fisiológico y *tose* social por la adicción y necesitan intervenciones muchas mas centradas en cuidados, reducción del riesgo, prevencion de recaida y cosas por el estilo. Entonces yo me ocupo de coordinar estos programas, desde el punto de vista de intervención directa, coordino los equipos médicos, psicólogos, trabajadores sociales, educadores, integradores, diseño las intervenciones con los objetivos, con la metodología, reviso que cuando se hagan, se hagan según lo que se ha diseñado y si no hacen según lo que se ha diseñado, sepamos por qué no se hacen según lo que se ha diseñado y podamos hacer los ajustes que sean necesarios y luego me reúno con los equipos y veo cómo se están poniendo en marcha y que tipo de decisiones son las hay que tomar, qué grupos son los que no estamos atendiendo debidamente, de qué manera podemos mejorar la calidad de la atención ya que nos parece muy necesario mejorar la calidad de intervenciones. También me desplazo por los centros, trabajo aquí fundamentalmente para todos los temas de oficina, de documento y demás pero también voy al centro que tenemos en Albiste, al centro de menores que son los de Pamplona y de Córdoba y los centros de adultos que están en Madrid y Barcelona. Me ocupo de todo esto.

 

P. ¿Qué se considera una adicción para usted? ¿Considera el tabaco y el alcohol una droga?

R. Seguro, el tabaco y alcohol son drogas seguro y suponen causas de adicción seguro. *tose* Una adicción, es sobre todo, una alteración en el equilibrio biopsicosocial que tienen las personas. Aunque tengamos momentos altos, momentos bajos,momentos en el que nos encontremos mejor o peor, solemos mantener un cierto equilibrio mental, equilibrio en lo biológico, en lo médico, equilibrio en lo psicológico y equilibrio en lo social. Solemos mantener una cierta estabilidad, que no es una estabilidad lineal sino que es estable con subidas y bajadas. Cuando hay una conducta, del tipo que sea, que altera ese equilibrio (del tipo que sea), entonces podríamos estar hablando de una adicción, una conducta que se convierte en una idea obsesiva y recurrente que hace que la persona mienta, se oculte, desconfie, se aísle y demás. Potencia la irritabilidad y la agresividad de la persona y también hace que la persona la utilice para tapar sus miedos, sus complejos, sus vergüenzas, sus inseguridades, que le impide un correcto desarrollo social, es decir, que le impide una relación sana con amigos, con su pareja, una buena relación con su familia, buen rendimiento académico. Entonces lo llamamos adicción, independientemente de la sustancia que sea o el comportamiento adictivo que sea. En ese sentido, alcohol y tabaco, pueden ser una adicción seguro. Porque provocan ese desequilibrio, porque provocan esa alteración, porque las personas lo utilizan de forma inadecuada, de forma compulsiva, porque se va convirtiendo en ideas muy obsesivas para utilizarnos, porque las personas lo utilizan para encubrir partes de si mismos sobre todo en etapas muy tempranas. El problema no es que sean conductas legales o ilegales sino más en las causas y consecuencias que tienen las conductas para las personas, los motivos por los que las personas lo utilizan y después, las repercusiones que tienen para aquellas personas. Nosotros utilizamos más ese enfoque, basado en un modelo que es biopsicosocial, la parte médica, la parte psicológica y la parte social mucho más que saber que si son sustancias legales o legales o sobre la repercusión social que tengan esas sustancias que nos interesa bastante menos. Nos interesa bastante más, la manera en la que se convierten en sustancias problemáticas o conflictivos para las personas.

 

P. ¿En qué consiste el proceso de desintoxicación? ¿Qué tipos hay y cuanto dura aproximadamente un tratamiento?

R. Intentamos que los programas sean adecuados e individualizados, tenemos diferentes modalidades de intervención en función de cada persona, hay personas que solo necesitan tratamiento ambulatorio, hay personas que necesitan tratamiento residencial temporal, hay personas que necesitan tratamiento residencial por un tiempo más largo. El objetivo si suele ser común, hay una primera etapa que consiste únicamente en dejar el tóxico, trabajamos en modelos más de deshabituación, cambiar los hábitos de vida, los estilos estilos de vida. La primera etapa consiste en identificar la conducta de riesgo con un pequeño protocolo médico, detección de situaciones de riesgo y trabajar mucho en motivación, es decir, que la persona se de cuenta de que tiene que cambiar de estilo de vida por algo y para algo, no únicamente por dejar la sustancia *tose* Diseñamos un plan de intervención que nos parezca más adecuado, después de eso, hacemos un trabajo comportamental, normalmente las personas cuando tienen un trastorno adictivo, suelen tener alterados ciertos patrones de comportamiento: horarios, sueño, alimentación, higiene, tareas de casa, responsabilidades y demás. Se intenta que las personas vuelva a reestructurar esas actividades para volver a equilibrar la vida que tienen. El paso siguiente, es que la persona identifique ciertas actitudes que ha hecho como propias (mentiras, ocultar cosas, chantaje emocional, distorsiones de la realidad, desconfianza, aislamiento, agresividad, irritabilidad…) todo ese tipo de actitudes que hay que identificar en un momento determinado. Después, hay que abordar emocionalmente la conducta adictiva (miedo, complejos, vergüenzas, inseguridades, dudas, traumas, historias del pasado que la persona ha sido capaz de superar, la forma de tomar o no tomar decisiones, la forma de afrontar o no los problemas…) Una vez que hemos identificado y hemos resuelto estas carencias emocionales, vamos al último paso que suele ser el de autonomía personal. Intentamos que la persona no depende de nada (incluido Dianova) es decir, que la persona sea autónoma. Tenga su vida de pareja, sus amigos, su ocio y tiempo libre, su familia, su plan de salud, su prevencion de recaida… Y sepa que puede y que no puede hacer, y de forma progresiva, se va alejando del programa. Entonces hay un momento en el que ya no necesita a Dianova, nos damos la mano, gracias por todo y seguimos para adelante. ¿Duración de los programas? Hay personas que necesitan mucho tiempo de intervención, lo habitual es que sean programas a medio y largo plazo (programas de nueve meses, un año, quince meses) El tiempo residencial puede ser menor, pero normalmente los programas suelen durar un año de forma habitual, esto en los adultos sobre todo. Los problemas de menores suelen estar más centrados en trastornos graves de conducta y ahí, el consumo de drogas suele ser una conducta de riesgo. Entonces se trabaja más en claves educativas, los plazos son muy parecidos pero los programos tienen un componente mucho menor de intervención terapéutica y tienen un mayor componente de intervención educativa para la persona vuelva a reequilibrarse un poco dentro de la sociedad.

 

P. ¿Cómo sabes si tu hijo consume drogas?

R. Cuando tu hijo tenga alteraciones en el sueño, en la alimentación, una irritabilidad desproporcionada, cuando tenga señales raras en el mecanismo, cuando tu hijo por la noche tiene pesadillas y no duerme, pero no solo cuando haya uno de estos problemas sino cuando hay la combinación de más problemas.

 

P. ¿Cómo convives con una persona involucrada en las drogas?

R. La verdad es que es complicado vivir con una persona que está tomando estas sustancias, hay que ser por una parte muy firme y por otra muy cercano. Hay que ser capaz de hablar directamente y decirle lo que opinas de esa persona sin entrar en un diálogo agresivo y sin chantajes. Es muy complejo porque al final acaba convirtiéndose en una situación policial. Hay que saber cuando tengo que llevar un comportamiento u otro.

P. ¿Cuáles son las formas más comunes de drogadicción en los jóvenes?

R. Los jóvenes ahora mismo lo normal es que consuman alcohol en grandes cantidades, e incluso a veces se consume alcohol con pequeñas cantidades de psicofármacos, antidepresivos.. Lo habitual también es que consuman tabaco.

P. ¿Influye el ejercicio físico en el proceso de desoxticación y si hay algún otro factor que ayude?

R. Sí, el ejercicio físico influye pero a veces puede convertirse en un factor de riesgo para la conducta adictiva. Pero también es un riesgo porque pueden obsesionarse mucho con la imagen corporal es muy grande en las personas con adicción. Tienen que tener unos horarios y normas de cuándo y cómo hacer ejercicio. Intentamos que las personas sean conscientes de dónde están los límites del ejercicio físico. A partir de ahí intentamos que disfruten del tiempo libre con el fútbol, gimnasio.. Influye en la medida que se combina con otras actividad del tiempo libre, tener una actividad deportiva y otra creativa se potencia mucho la capacidad de las personas.

 

P. ¿Las drogas tienen algún efecto positivo en los consumidores?

R. En los consumidores no. Pero hay que saber diferenciar entre droga y fármacos. La mayor parte de las drogas son fármacos. Tiene efectos positivos cuando se utilizan dentro de la prescripción para que se utiliza. El cannabis terapeútico hay personas que la utilizan para quitar los dolores, a las chicas para que les entre el apetito en la alimentación. Fuera de ese contexto hay que tener en cuenta que los fármacos se convierten en drogas. Entonces, yo soy partidario del uso de fármacos, pero cuando se utiliza con el fin para el que están hechas. Pienso que las personas antes de utilizarlos tendrían que conocerlos de una forma muy clara para saber hasta qué punto se arriesgan cuando lo están tomando. Las drogas no suelen presentar aspectos positivos.

P. ¿Cómo pueden ayudar los amigos y la familia?

R. El contexto social cercano es fundamental a la hora de intervenir, una persona sola no tiene la capacidad de llevar a cabo un problema completo. Hay que dar entrenamiento a las familias y los amigos para que sepan que puede o que no puede hacer las personas, por lo que es fundamental el contexto social amplio. Nosotros utilizamos con el tema familiar terapias centrada en soluciones, donde les enseñamos modelos de intervención que tiene que ver en encontrar soluciones dentro del sistema, o sea, que tiene esta familia para encontrar una solución a este problema. Las redes sociales físicas son fundamentales.