“Ser voluntario debería ser casi obligatorio”

Entrevistamos a Miki, coordinador de voluntarios de la Fundación Manantial, acerca de la labor social que llevan a cabo y de algunas de sus experiencias personales relacionadas con sus distintas ocupaciones como voluntario.

P: ¿Cuál es la labor que llevan a cabo los voluntarios de la Fundación?

R: En Manantial trabajamos por la integración de personas con trastorno mental, como esquizofrenia o trastorno bipolar. La labor depende de los centros en los que estamos. Manantial está en centros de rehabilitación laboral, residencias, y depende de donde esté el voluntario hará distintas cosas, como talleres o cursos de formación, o en actividades de la organización como la carrera solidaria por la salud mental. Hay mucha variedad.

P: ¿Tú has hecho labores de voluntario?

R: Sí, pero no en Manantial, yo entré aquí como trabajador. Pero si he hecho voluntariado en otras entidades, por ejemplo: personas con discapacidad física, en la naturaleza con animales y de medioambiente…

P: Y personalmente, ¿qué fue lo que te motivó a empezar a ser voluntario?

R: Es difícil de responder, pero siempre tienes la sensación de que el mundo es muy injusto para muchas personas y que siempre intentas cambiar un poco lo que tienes cerca. Por ejemplo, a mi me atraía mucho el tema de la naturaleza y por eso me moví por ahí.

P: Has dicho que lo que más te gustaba era medioambiente. ¿Recuerdas cual era tu labor favorita en este voluntariado?

R: En lo personal, pues estaba en contacto con la naturaleza, los animales, las plantas,… Y dentro de Manantial también hacemos voluntariado de la naturaleza llamado “voluntariado corporativo”, en el que grandes empresas com Telefónica o Repsol se suman a intentar mejorar el mundo, y dejan un día libre al año a sus empleados para que hagan voluntariado, algo con lo que hemos hecho actividades de medioambiente como plantar árboles, limpiar ríos….

P: Por lo que oigo llevas mucho tiempo relacionado con el mundo de los voluntarios, trabajando por ejemplo con personas con discapacidad física. ¿Alguna vez has tenido algún tipo de dificultad a la hora de lidiar con este tipo de situaciones?

R: Si, claro. Con discapacidad física yo hice voluntariado de campamentos, y evidentemente hay gente muy deteriorada y que necesitan ayuda para vestirles, desvestirles, llevarles al baño… y sobre todo la parte de higiene resultaba difícil  porque hay gente a la que la tienes que ayudar en lo más íntimo. Para la persona es su día a día pero para mí fue un choque, aunque luego te acostumbras a la persona.

P: Con la encuesta que os enviamos intentamos determinar el perfil medio del voluntario de Manantial. ¿Nos podrías decir, a título personal, cual crees que es el perfil medio del voluntario de la Fundación?

R: Pues la mayoría son mayores de edad, aunque también aceptamos a menores; un alto porcentaje de jubilados y personas en paro, y un requisito de Manantial es que preferimos que no tengan un perfil profesional de cuidados a colectivos de riesgo, para intentar acercar estos trastornos a la población y dar a conocer al colectivo.

P: Cuando hemos entrado hemos visto personas trabajando. ¿Qué es lo que hacen los que están aquí en la sede?

R: Hay muchas cosas, ya que son 300 trabajadores. Aquí está el Departamento de tutela, el cual se encarga de que las personas que están más deterioradas tengan una vida digna y necesitan un tutor, luego estoy yo dirigiendo el tema de voluntariado y ocio. También está el Departamento financiero, que maneja los fondos, y una empresa aparte que en “Manantial Integra”, en el cual se trata el apartado laboral y Recursos Humanos. También hemos ofrecido un espacio a la Unión de Asociaciones de Personas con Enfermedad mental de Madrid.

P: Esta entrevista será publicada en Internet. ¿Qué te gustaría decirle a cualquiera que la pudiera leer?

R: Pues le diría que creo que ser voluntario casi debería ser obligatorio, ya que conoces el mundo que te rodea y las cosas que pasan de primera mano. Se suele decir que con esto das tu tiempo a los demás pero recibes mucho más a cambio, y yo cre que es cierto, ya que sabes que tu tiempo servirá para algo. En el caso de Fundación Manantial creo que es un colectivo por descubrir, ya que las personas con enfermedad mental suelen ser estigmatizadas o se las considera peligrosas, cuando es todo lo contrario y necesitan ayuda, algo esencial para nosotros.