Entrevistamos a una mujer que trabaja en Apramp desde hace cuatro años. Apramp es una asociación que se encarga de la ayuda a la reinserción de las prostitutas y otra clase de servicios dedicado a estas mujeres. Ella también nos describe algunas de las tareas de esta organización, así como nos relata algún caso.

 

R1: ¿Qué papel desempeñas en la organización?

R2: Soy trabajadora social y quien se encarga de la acogida a la llegada, gestión de su itinerario de inserción, programación de las convocatorias de subvenciones, difusiones publicitarias, coordinar nuestra ong con otras… Un poco de todo. (Ríe)

R1: ¿Cómo contactan con las mujeres que se encuentran en esta situación?

R2: Las mujeres toman contacto de forma directa: un equipo de calle formado por mujeres que hablan el idioma procedente de sus países natales, y también conocen su situación (algo idóneo para crear una relación de confianza)  es el que las encuentra.

Otra forma de toma de contacto es el teléfono 24 horas, redes sociales…

También a través de otras entidades, por ejemplo de los cuerpos de seguridad del estado (los que se encargan de estos temas). La policía y APRAMP trabajan juntos para identificar redes.

De forma indirecta  los servicios sociales, sanitarios, embajadas… pueden ser informados por personas que sospechen conocer un caso de trata y así pedir la ayuda de APRAMP.

También colaboran servicios médicos, éstos son capaces de identificar una enfermedad o cualquier síntoma pos-traumático. En muchas ocasiones, estas enfermedades empiezan a aflorar cuando las mujeres expulsan el estrés al que estaban sometidas y comienzan a trabajar junto a APRAMP.

 

Destaca que sobretodo hay que respetar el derecho de la mujer a querer decirlo o no, ya que parece algo fácil y muchas veces se trata de un proceso de idas y venidas.

 

R1: Tras contactar con ustedes, ¿cuál es el siguiente paso?

R2: Les ofrecemos recurso de alojamiento. Un piso de protección, de forma anónima.

También les ofrecemos la posibilidad de interponer denuncia, algo que siempre les aconsejamos porque es “la única forma de pillar a los malos”.

Ayudamos a conseguir documentación  y gestionamos acceso a médicos. Cubrimos necesidades básicas como la ropa, de la cual disponen en nuestro local. Después deciden si quieren quedarse en España o retornar a su país en condiciones de seguridad, ya que aquí vinieron con un sueño migratorio que se vió truncado.  Hay mujeres que no necesitan un protocolo tan estricto, ya que el nuestro es muy cerrado, no disponen, por ejemplo, de dispositivo móvil.

Resumiendo: el proceso sería; “castellano, formación laboral, inserción laboral” (Ríe)

 

R1: En aquellos casos en los que la mujer está embarazada, ¿cuál es el protocolo?

R2: Nosotros no disponemos de recursos para ocuparnos de niños.

Las ayudamos hasta que dan a luz, y mantenemos contacto con entidades que sí disponen de esta infraestructura. Tampoco queremos influir en la opción de interrumpir o dar en adopción, no es nuestra decisión.

 

Nos cuenta, aún extrañada, que hubo una temporada en la que se demandaba de una forma mayor, mujeres embarazadas. Se encontraban en la calle mujeres jóvenes, las cuales habían sido violadas y se vendían a mayor precio por los intereses mencionados.

R1: ¿Cuánta gente colabora en la organización?

R2: Voluntarios son en Madrid…unos 10. Unos dan cursos de formación, otros son personas de acompañamiento. Luego tenemos 4 personas en prácticas, una educadora social, una psicóloga, una trabajadora social , y otra chica que está en prácticas sociales de la Universidad Francisco de Vitoria.

En mayo viene una persona de Estados Unidos para realizar labores solidarias y aprender Castellano, y en marzo se fue una persona de Stanford que venía a desempeñar la misma función. En total suelen ser entre 12 y 15, yendo y viniendo.

Y trabajadores son, en Madrid 14, entre equipo técnico y sociales.

También hay personas en los talleres en los que se colabora con Levis del Corte Inglés de Callao y Castellana. A éstas hay que sumar las que hay en otras delegaciones como en Asturias, Salamanca, Badajoz, Almería y Murcia.

 

R1: ¿Cómo puede colaborar la población?  

R2: La gente puede ayudar en difusiones con trabajos, como estáis haciendo vosotros, hacerse amigos nuestros de facebook, twitter, voluntarios presenciales, pero deben ser mayores de edad. Se rellena una ficha y se busca una manera para ayudar, con aportaciones económicas o materiales.

 

Nos cuenta entusiasmada que una farmacéutica va a ayudar con productos cosméticos de alta gama porque hay mujeres que tienen las pieles secas y las cremas de las que disponen por las subvenciones no son lo bastante buenas. Éste tipo de aportaciones voluntarias son producidas porque los organismos que dirigen las subvenciones consideran que no son elementos necesarios y deciden no cubrirlos.

 

Le pedimos que nos cuente una historia, la cual no podemos relatar por motivos de seguridad, aunque destacamos que menciona; “bueno, os cuento una con final feliz” y se ríe.

 

Concluye contándonos que en Telecinco se emitirá próximamente, un programa que se llama “Esclavas” con testimonios desde APRAMP y nos invita a verlo.

 

R1: ¿Qué crees que ha sido el elemento que ha creado ésta situación?

R2: Desde mi opinión personal, creo que la base es el cliente ya que se toma como ritos de iniciación y a broma. “Eliminando la demanda, eliminamos la oferta”

En francia se penaliza a los consumidores, mientras que el modelo holandés y el alemán legaliza la prostitución.

Desde que es legal, han aumentado el número en Holanda y en Alemania , ya que se han blanqueado a estas mujeres como si de dinero se tratase.

 

Nos pide que seamos conscientes de la cantidad de menores que son escondidas hasta que son mayores. “Cuando se demandan más jóvenes, hay más jóvenes”

 

Insiste en la concienciación de la sociedad, en combatir el prejuicio de que las mujeres son libres y que están ahí porque quieren.La realidad no es así, hay grupos mafiosos y dentro de ellos, controladores que las obligan.

Existen casos de mujeres que ascienden en este mundo y se convierten en controladoras y de este modo no tienen que mantener relaciones.

 

Finaliza con la frase; “Hay que romper con la forma de esclavitud y explotación más antigua, no con el trabajo más antiguo”
Sandra, Roberto, Alejandro, Nacho y Rodrigo.